Novedades en El Señor de las Bolsas

La malla de carnicero para carnes

La malla de carnicero ha venido a facilitar que se mantenga la forma y el relleno en algunos asados de carne. Es heredera de la técnica denominada ‘bridado’, un básico para que al cocinar piezas de carne como el redondo de ternera o el solomillo no pierdan su forma.

El bridado es además indispensable para mantener el relleno de las carnes en caso de optar por este tipo de preparación. Antiguamente para cocinar estos platos se recurría a atar o coser las carnes con hilo de bramante, hechos con un tejido muy resistente. De hecho, casi todos recordamos a nuestras madres con la aguja e hilo ‘cosiendo’ alrededor de la pieza de carne, una imagen que sobre todo nos viene a la memoria en estas fechas navideñas. Afortunadamente hoy en prácticamente todas las carnicerías, cuando compras la pieza, se usa la malla de carnicero. Es más, en la mayoría de los casos la carne viene ya envuelta, para que no se deforme, y también se pide aparte, si se le indica al carnicero que se va a usar luego en casa. La malla de carnicero, habitualmente hecha con poliéster, se usa muchísimo en la industria cárnica porque es muy útil para mantener la forma de las piezas y de embutidos, ya sean crudos, cocidos, curados o asados. También se usa para envasar quesos.

Para este sector en El Señor de las Bolsas cuenta con un amplio catálogo de mallas con distintos grados de presión, número de nudos y tamaños, y las ofrecemos al corte, en un rollo, y en otros formatos. También contamos con hilo de carnicería y otros útiles para el tratamiento de las carnes. La malla de carnicero es básica porque no sólo mantiene la forma y el relleno, si lo hubiera. También facilita que la cocción sea homogénea, y al terminar sólo hay que cortar la malla y retirarla.




Por eso, os dejamos una receta de redondo de ternera asado en su jugo. Muy fácil de preparar y un plato de éxito asegurado para estas fiestas.

Lo primero que debes hacer es calcular cuánta carne necesitas. Lo recomendado es que la pieza garantice unos 300 gramos por persona.

Como ingredientes, necesitarás:

Para sazonar la carne: Sal, pimienta negra molida y aceite de oliva (para ‘sellar’ la carne)

Para la salsa: 2 dientes de ajo, 1 cebolla, 2 chalotas, 2 pastillas de caldo concentrado, harina, sal, aceite de oliva.

Para la guarnición: Patatas, zanahorias y champiñones.




Sazona la carne con sal y pimienta y ponla en la sartén con un poquito de aceite de oliva para ‘sellarla’. Así conseguirás que al asarlo no pierda demasiado jugo y se quede seca.

Tras el sellado colócalo en una fuente y échale por encima el aceite que usaste antes y un poco de agua. Luego lo metemos al horno, que previamente habrá estado calentándose a 180 grados. Cuando pasen unos 30 minutos añádele las verduras.

Mientras el redondo de ternera se asa, ve picando ajos, la cebolla y las chalotas, que son como las cebollas pero alargadas. Si no tienes chalotas o no las encuentras, puedes poner puerro. Cuando lo tengas todo picadito déjalo que poche todo en una sartén con aceite de oliva. Cuando empiece a dorar añádele las dos pastillas de caldo concentrado. Cuando se hayan disuelto añádele una cuchararada sopera de harina, añade un poco de agua y remueve hasta que no haya grumos. Al poco tiempo, y cuando veas que ha reducido un  poco, retira del fuego y tritúralo todo para que quede una salsa fina y uniforme.

Cuando hayas acabado todo esto comienza a limpiar bien y cortar las verduras de la guarnición en trocitos, con especial cuidado a los champiñones. Cuando haya pasado media hora de asado de la carne, saca  la bandeja y pon las patatas y las zanahorias a cocinarse también junto con la carne. Es el momento de comprobar si la carne se está quedando seca, por lo que si ves que puede estar ocurriendo añade un poco de agua.

Deja la carne otros 45 minutos más. Y por último, añade los champiñones 10 minutos antes de que pasen esos 45. Cuando se agote el tiempo, apaga el horno y déjalo reposar unos 20 0 25 minutos más. Para finalizar solo tienes que cortar la malla de carnicero y pensar la presentación. Luego, siéntate y que otros pongan la mesa.


Con esta receta, desde el Señor de las Bolsas os queremos desear unas felices fiestas y un próspero año nuevo.

¡¡Feliz 2017!!

Author


Avatar